dimarts, 6 de novembre de 2018

Veintisiete años del gol de Bakero, el principio de todo

Este martes se cumplen veintisiete años del épico gol de José Mari Bakero en el Fritz Walter Stadion, un tanto que valió una clasificación y que fue el preludio de todo lo que se ha vivido en clave barcelonista desde entonces.
Foto: Sport
Nunca se sabe qué pasaría en la vida si en lugar de tomar una decisión, se toma otra. Lo mismo sucede en la historia del FC Barcelona después del 6 de noviembre de 1991. Aquella noche, un gol in extremis de Bakero posibilitó al Barça seguir vivo en Europa para, unos meses después, acabar conquistando su primera Copa de Europa, dando sentido completo a la obra de arte que estaba confeccionando Don Johan Cruyff.

Tras ganar la Recopa en su primer año, la Copa del Rey en su segundo y la Liga en su tercero, al FC Barcelona de Cruyff se le esperaba para cambiar la historia del club en la máxima competición europea. Sin el momento cumbre del cabezazo del centrocampista vasco todo hubiera sido diferente. Quizás el Barça en la actualidad sería algo parecido a lo que es ahora, nunca lo sabremos, pero lo que sí es cierto es que todo lo vivido desde entonces es gracias a aquella noche del “Infierno de Betzenberg”. El gol de Bakero es para el Dream Team lo mismo que fue el de Iniesta para el Pep Team. Un punto de partida hacia la leyenda. Por cierto, también es de justicia reconocer que aquella noche hubo otro héroe en Kaiserslautern, olvidado por la explosión de júbilo del gol en el 90 (“Sei bella come un gol al 90”, dicen). Ese fue Andoni Zubizarreta -a pesar de fallar en el tercer gol alemán-, que sostuvo al Barça en pie en los peores momentos y que salvó el 4-1 en el minuto 92.

Veintisiete años de historias inolvidables, de alguna que otra época mala, pero sobre todo de momentos irrepetibles haciendo del fútbol de toque al FC Barcelona como la mayor referencia mundial. Un estilo que enamora. Tanto o más como aquel salto de José Mari Bakero. Un salto, sea dicho de paso, que tuvo algo de trampa, ya que como reconoció el propio Johan Cruyff al término del partido “sin la ayuda de Dios no se llega a ninguna parte. Hemos jugado el peor partido pero la suerte ha sido decisiva. Ahora sí que tengo muchas esperanzas de ganar la Copa de Europa”. Tenía esperanzas de ganar la Copa de Europa. 195 días después, Koeman en Wembley, tras los toques de Stoichkov y Bakero, hizo el sueño realidad.

David Rodríguez

dilluns, 29 d’octubre de 2018

Fotogalería | La retirada de la camiseta de Paco Sedano, en imágenes

El 27 de octubre de 2018 quedará siempre grabado a fuego como el día en el que el FC Barcelona retiró oficialmente la camiseta de un jugador de su sección de fútbol sala. Con veintidós títulos en sus bolsillos y once años defendiendo la puerta culé, el mostoleño Paco Sedano tuvo el honor de ser el primero. 


El acto, celebrado a la conclusión del duelo que disputaron Barça Lassa y ElPozo Murcia -que acabó con empate a tres goles- estuvo cargado de emotividad, cariño y recuerdos para una leyenda que estuvo arropada por sus excompañeros y familia (Fotos: Ernesto Aradilla).

Retirada camiseta Paco Sedano #28

diumenge, 29 d’abril de 2018

OPINIÓN | Un doblete es más que las migajas

El FC Barcelona ha logrado en Riazor el cuarto doblete en las últimas diez temporadas, los mismos que había conseguido desde su fundación hasta 2009, los mismos que el Real Madrid en su "inmaculada" historia y tan solo uno menos que el Athletic desde su creación. Para algunos, esto no tiene ningún mérito (Foto: Ernesto Aradilla).


Imbatido durante todo el campeonato, acumulando un total de 41 partidos sin perder en Liga, marcando el ritmo de la competición y apenas ocho días después de levantar la trigésima Copa de la historia del club. Así ha llegado la vigésima quinta Liga para el FC Barcelona, la séptima en las últimas diez ediciones, obteniendo por tanto el octavo doblete en la historia del club, distanciándose aún más en este aspecto del resto de perseguidores.

Inexplicablemente, se ha creado una atmósfera de fracaso por el hecho de conseguir simplemente un doblete, algo que parece una broma de mal gusto hacia un logro que muy pocas veces se da en el resto de clubes y que, además, no han sentido ni de cerca lo que es celebrar un triplete.

Con el doblete nacional conquistado en este curso, el Barça acumula ocho en total. Después de los cosechados en las temporadas 1951/1952, 1952/1953, 1958/1959 y 1997/1998), en la era de los Messi, Piqué, Busquets e Iniesta (los que están marcando una época de registros irrepetibles) son otros cuatros dobletes conquistados en la última década: 2008/2009 -además, triplete-, 2014/2015 -triplete incluido-, 2015/2016 y 2017/2018.

Parece fácil ganar un doblete casi cada dos años, pero solo hay que ponerlo en persepectiva con el resto de clubes para ver que tampoco es tanta broma. El FC Barcelona ha logrado en diez temporadas tantos dobletes que el Real Madrid en toda su historia (1961/1962, 1974/1975, 1979/1980 y 1988/1989) y se queda a tan solo uno del que era el rey hasta 2009: el Athletic Club (1929/1039, 1930/1931, 1952/1953, 1955/1956 y 1983/1984). 

Esto es muy sencillo. Ganar un doblete tiene poco mérito hasta que lo gane el club que todo sabéis. Ese día (mínimo treinta años después del último) te venderán el meritazo, como sucedió el año pasado con el doblete Liga-Copa de Europa que conquistaron cincuenta y nueve temporadas después (el Barça ganó 5 de esos en 23 años, pero ni sabíamos que existían) o como pasó cuando ganaron una Copa del Rey tras dos décadas de sequía e hicieron una rúa a altas horas de la madrugada para celebrarla. 

PD: Si como barcelonista solo aspiras a tripletes y consideras que ganar casi por rutina un doblete es una decepción, háztelo mirar, por favor.

David Rodríguez

divendres, 27 d’abril de 2018

La época dorada del FC Barcelona

(Artículo original publicado el 27/04/2012)


Con la marcha de Pep Guardiola del FC Barcelona se pone un punto y a parte a la etapa más exitosa de la entidad blaugrana. El "Pep Team" ha destacado, además de por sus títulos, por la gran estética en su juego, la filosofía de cantera, las grandes victorias y el espíritu de superación ante las adversidades. Fue el 17 de junio de 2008 cuando llegó el técnico al cargo y en 4 años ha conseguido que su equipo quede para siempre como uno de los mejores de la historia.



“Bienvenidos a esta temporada. Bienvenidos a vuestra casa. Apretaros el cinturón que nos lo pasaremos bien. Visca el Barça, Visca Cataluña y mucha suerte”. Estas palabras fueron pronunciadas por Pep Guardiola el día de su presentación ante su público el 16 de Agosto de 2008 con motivo de la disputa del trofeo Joan Gamper, que enfrentó al Barça ante Boca Juniors. Y, desde entonces, en prácticamente cuatro años, se ha pasado de un Barça hundido a uno de los mejores, si no el mejor, de todos los tiempos y que pasará a la historia del mundo futbolístico.

Fue el 17 de junio de 2008 cuando se cerró el ciclo de Frank Rijkaard y comenzó el de Guardiola en el FC Barcelona. Aquel día nadie se podía imaginar algo parecido. Todos dudaron de él, de su inexperiencia y de que llegaba a un equipo con muy buenos jugadores pero totalmente roto. Hoy, viernes 27 de abril de 2012, Guardiola clausura una época en la evolución del fútbol ofensivo y de asociación.

El mejor Barça de la historia

Son 113 años de vida los que tiene el FC Barcelona. Más de un siglo que ha dado para muchos momentos buenos y otros tantos malos en la entidad, pero nunca se ha vivido uno como este ciclo de 4 años en Barcelona. El “Dream Team” de Johan Cruyff marcó una época en el fútbol europeo, pero, sobre todo, marcó el camino del “Pep Team”, que recogió 15 años después el testigo para convertirse en el mejor Barça de todos los tiempos.

13 títulos de 17 disputados hasta la fecha convierten al Barça de hoy en día en algo inalcanzable. Pero, además, hay un aspecto que supera el aspecto diferencial del número de trofeos obtenidos. No es otro que el cómo se han conseguido.

Ganar una final de Champions no es nada fácil pero dar un recital de juego ofensivo y de asociación en ese momento solo unos cuantos elegidos lo logran. Si la segunda parte de la final de Romaparecía un canto al fútbol asociativo, en la segunda final ante el Manchester United en Wembley, el juego rayó la perfección.

Pero hubo un día en que se superó esa perfección. Fue en el momento y ante rival preciso. El 29 de noviembre de 2010, el Barça borró del mapa a su rival histórico con un fútbol rozando la épica con multitud de jugadas cargadas de triangulaciones interminables, que encontraban su fin cuando el balón toca la red de la portería contraria.

3 Ligas, 3 Supercopa de España, 1 Copa del Rey, 2 Champions League, 2 Supercopas de Europa y 2 Mundiales de clubes. Son los títulos cosechados por este ciclón de hacer fútbol vistoso. Aún hay tiempo para que antes de que pise el freno  engrose la lista con una nueva Copa del Rey.

Sentir el equipo

Una de las claves de este Barça ha sido la disposición a ganar de sus jugadores. El mayor mérito de Pep Guardiola en este tiempo ha sido el de mantener activada la motivación de sus jugadores, el hambre de títulos, la sed de victoria. Todos los protagonistas de estos años han sido jugadores que mientras más han ganado, más han querido ganar. Quien no ha entendido esto, no ha continuado en el Barça.

Para que todo este ciclo se haya hecho realidad también ha sido factor determinante La Masía. Xavi, IniestaMessi firmaron un triplete en elBalón de Oro que llenó de orgullo a todos los barcelonistas. Los tres, criados en la cantera, han mamado barcelonismo desde edades muy tempranas y han entendido la idea de su técnico desde el primer momento. Valdés, baluarte en la portería, y Puyol, líder del vestuario, representan los mimos valores. Esto, unido a la aparición de multitud jugadores procedentes del equipo filial (PedroBusquets, Cuenca, Tello, Bartra…), han provocado que las ganas de triunfar en el Camp Nou no hayan cesado en ningún instante.

Momentos para la historia

Desde aquel “Apretaros el cinturón que nos lo pasaremos bien” hasta el gol deFernando Torres, que certificaba la eliminación del FC Barcelona de la Champions League 2011/2012, hay multitud de imágenes imborrables que pasarán a la historia del barcelonismo, en particular, y al del fútbol, en general.

El gol de Iniesta en Stamford Bridgefue el momento de mayor apoteosis en toda la historia del FC Barcelona y, en cierto modo, ahí empezó todo; Puyol besando la senyera de su brazalete de capitán en el Bernabéu en un partido que terminó en un histórico 2-6; el gol de Messi con el corazón a Estudiantes de la Plata que le daba al Barça su primer Mundial y lo convertía en el primer equipo que ganaba 6 títulos en un año y que provocó el único momento de debilidad emocional de Pep; la piña formada por toda una plantilla tras lograr un 5-0 inolvidable ante el Real MadridAbidal, levantando el trofeo de campeón de Europa tras superar su grave enfermedad; la celebración de Etoo en Roma demostrando que llevaba el gol inyectado en la sangre; o la de Messi suspendido en el cielo romano para asegurar una nueva Champions… son algunos de los momentos más emotivos que ha brindado este equipo en menos de cuatro años.

Las mayores derrotas, en la salud

Pero no todo ha sido una fiesta continuada en la época dorada del FC Barcelona. Las lágrimas no han llegado por las escasas derrotas. Los peores momentos han llegado siempre a través de comunicados oficiales desde la enfermería.
En cuanto a lo deportivo, el Barça, hasta la fecha, se ha dejado en el camino 4 títulos. En la Copa del Rey 2009/2010 perdió en la ida de los octavos de final ante el Sevilla (1-2) y no pudo conseguir el pase a la siguiente ronda a pesar del 0-1 conquistado en tierras hispalenses, en donde cuajó un espléndido encuentro. La segunda derrota, llegó tras perder ante el Inter de Milan en Italia por 3-1 y caer eliminado en las semifinales de laChampions 2009/2010 en el Camp Nou pese a ganar 1-0 el partido de vuelta, en uno de los días que más se volcó el aficionado de Barcelona con su equipo.

La tercera derrota llegó en la final de la Copa del Rey 2011, en la prórroga ante el Real Madrid, con un genial cabezazo de Cristiano Ronaldo. La última llegó en la Liga de Campeones de esta temporada, en las semifinales ante el Chelsea, en donde cayó por 1-0 en la ida y no pasó del empate a dos en el Camp Nou.

Esas derrotas dolieron en su momento, pero quedaban ocultas entre tanto título. Las verdaderas derrotas dolorosas sucedieron con el tumor en el hígado de Abidal (además, por partida doble), la enfermedad de Tito Vilanova, que dejaba un hueco fundamental al lado de Guardiola, y las graves lesiones deportivas que han sufrido jugadores comoFontàs, David Villa o Ibi Afellay.

Barça - Madrid, la guerra interminable

En los dos primeros años de Guardiola en el Barça, en el comienzo de esta era de gloria barcelonista, la lucha con el Real Madrid fue la habitual. Ambos se disputaban el cetro español y buscaban en Europa imponer su hegemonía. El Pep Team impuso su dominio con 4 victorias consecutivas ante los madrileños (2-0, 2-6, 1-0 y 0-2) pero, tras la eliminación del Barça por el Inter de MourinhoFlorentino Pérez movió ficha y colocó al técnico portugués en el banquillo del Bernabéu.

Desde entonces, la guerra entre blancos y blaugranas ha sido tremenda, una de las mayores batallas en todo un siglo de enfrentamientos. Aunque el Madrid en estos 4 años solo ha salido victorioso en dos duelos ante el FC Barcelona, la pelea nunca ha cesado y se ha extendido a todas las competiciones posibles. El mejor equipo de la historia para muchos se ha topado con un rival que en los últimos tiempos le ha plantado cara y ha demostrado que está dispuesto a ser aún mejor que él.

Final de la era Pep, ¿final de la época dorada?

Con la marcha de Pep Guardiola se cierra claramente un ciclo en el FC Barcelona. El mejor de su historia. El inigualable Pep Team tendrá en laCopa del Rey la oportunidad de despedirse alzando un nuevo título, algo que sentimentalmente para el equipo sería muy importante y dejaría el ciclo cerrado con el placentero sabor de la victoria.

Lo que está en duda, es si con la llegada de Tito Vilanova al cargo de entrenador, laépoca dorada del Barça seguirá o habrá finalizado en el mismo momento en que Pep Guardiola abandone su asiento del banquillo del Camp Nou. Para comenzar, Tito tendrá el beneplácito del siempre exigente aficionado culé. Solo este Barça ha conseguido que en 4 días se pierda en casa una Liga ante su máximo rival histórico y una Champions, también en casa, siendo remontado por un rival inferior, y la gente se marche del estadio orgullosa de sus jugadores. Esta es la huella que ha dejado Pep Guardiola en el FC Barcelona.

David Rodríguez

dilluns, 23 d’abril de 2018

Opinión | “Tant se val d'on venim”

No te lo contará la prensa, que solo busca la carnaza en el conflicto político y social y en fomentar el odio hacia todo lo que tenga aroma a blaugrana. Los que estuvieron en Madrid el sábado pasado, saben de lo que hablo. 
El sábado pasado tuve la suerte de vivir una nueva final de la Copa del Rey. Una vez más, rodeado por barcelonistas llegados de todos los puntos del mapa, que simplemente nos juntamos en un punto para pitar un himno, ir por las calles repartiendo independentismo y criticando todo lo que tuviera algo que ver con lo español. Ese es el poso que queda según veo en la resaca copera. Algo que, lógicamente, es mentira. 

Lo cierto es que la afición barcelonista volvió a dar una lección de unión y convivencia con el compañero que tenía al lado, al cual le une lo más importante: un escudo y dos colores. Porque, más allá de ideales políticos de unos y otros, la fraternidad el sábado pasado entre la afición del Barça por las calles de Madrid sí que da para hacer un reportaje de cómo todo se puede dejar todo a un lado por el simple hecho de disfrutar de tu pasión, de tu equipo, de tu gente. Pero, lamentablemente, eso no vende.

Lo que sí te venderán es que toda la afición del FC Barcelona pitó el himno de España. Otra mentira. Que parte de la afición lo pitó, es cierto. Pero ni todos pitaron el himno, ni fueron pocos los que lo cantaron. Cada uno hizo lo que quiso, sin importar qué hacía el de al lado. 

En la previa tuve la suerte de compartir momentos con gente venida de Barcelona, de Santander, Cáceres, Córdoba, Sevilla, Navarra, de Madrid y alrededores… incluso de otros países. Las camisetas azulgranas se mezclaban con las camisetas de la senyera, los que portaban banderas de España compartían cánticos con los que llevaban esteladas, tanto fuera como dentro del estadio, y mientras que unos pedían “Libertat”, otros cantaban el “Viva España”. En realidad, lo que siempre ha pasado pero que nunca te suelen contar. O tampoco quieres ver o leer, claro está. 

Lo que queda en el discurso -esto es de siempre, no de ahora- es que la afición del Barça está radicalizada, que el club es independentista y que, por principios, no deberían jugar esta competición. La realidad es que el FC Barcelona en esta temporada es campeón de la Copa del Rey de Hockey Patines (el club que más tiene), Baloncesto y Fútbol (el club que más tiene). Y está en su final en Fútbol Sala (el club que más tiene), y es muy favorito para ser campeón en Balonmano (el club que más tiene). Es decir, podría ganar todas las Copas del Rey en las que participan sus secciones  masculinas profesionales. Quizás ese sea el motivo real por el que muchos piensan, piden o exigen, que no deberíamos jugar este torneo. 

David Rodríguez

dimarts, 3 d’abril de 2018

Fútbol Formativo | El Benjamín A, campeón de la Iscar Cup

El Benjamín A del FC Barcelona ganó su tercer Trofeo Iscarcup Medina al imponerse en la final de la octava edición al Real Madrid, club que defendía título, por 0-2 con tantos de Roger y Samakou.
  

Durante el torneo, que se celebró en Medina del Campo -Valladolid- del 28 al 31 de marzo, el conjunto barcelonista, dirigido por Óscar Jorquera, fue marcando el ritmo a base de victorias. En la primera fase, el Barça se impuso al Dallas (2-0), Rayo Alcobendas (6-1) y Real Betis (1-0), mientras que en los octavos de final venció al Deportivo Alavés por 3-1. En cuartos, los blaugrana ganaron al Deportivo de La Coruña (2-0) y fue en semifinales cuando cedió el único empate en toda la competición. Ante el Atleti, después del 1-1, el equipo consiguió el billete para la final al lograr imponerse en los lanzamientos desde el punto de penalti (0-2) gracias a la inspiración en portería de Pau Fernández. 

Hay que destacar que durante todos los partidos del FC Barcelona, los benjamines estuvieron arropados en la grada por la Peña Barcelonista Móstoles, que a pesar de las fechas tan señaladas y la distancia, no dudó en acompañar a los chicos en esta bonita y enriquecedora experiencia en su formación y que acabó con el colofón de celebrar el triunfo en el miniclásico del fútbol español. 


David Rodríguez